HIPNOSIS BARCELONA

Una Sesión de Regresión Hipnótica

Llegados a este punto, hay que advertir que es importante pero no absolutamente necesario el conocer las técnicas hipnóticas en profundidad, En realidad la Terapia regresiva, puede llevarse a cabo a través de la consecución de una relajación profunda en el sujeto (Algunos de ellos alcanzan niveles de trance hipnótico mediante simples relajaciones, que el terapeuta dirige mediante el uso de visualizaciones), Sin embargo el uso de la hipnosis, nos garantiza una mayor fiabilidad en los datos recogidos como expondremos más adelante

La Hipnosis representa una de las técnicas con más futuro en estos momentos, ya que permite acceder de un modo controlado al subconsciente humano, lugar donde radica la esencia de nuestra personalidad y depósito de energías y capacidades «olvidadas» por el ser humano. Por esta razón es recomendable su estudio para terapeutas que utilicen otro tipo de terapias, con la seguridad de que sin duda significara una inestimable ayuda como técnica auxiliar. Pero también es importante para todo aquel que desee tener un mayor control de si mismo y seguir una disciplina de autoconocimiento

En la preparación de una sesión de regresión hipnótica o no hipnótica, existen algunos aspectos comunes que entraremos a analizar.

Inicialmente debemos realizar la sesión regresiva, en un ambiente tranquilo y alejado de ruidos, en el que reine la necesaria calma, para la tarea que vamos a desarrollar.

Antes de iniciar la regresión, dedicaremos una parte de nuestro tiempo a investigar las motivaciones que han llevado a la persona a visitarnos, sus expectativas ante la regresión, explorando a la vez un poco de sus creencias y su estado emocional. En cualquier acto terapéutico, es necesario establecer una sintonía terapeuta-paciente apropiada, ya que en caso contrario difícilmente podremos ser eficaces con nuestra terapia. El establecimiento del Rapport se inicia en esa primera charla y se fortalece en sucesivas sesiones.

La captación de esa información y el establecimiento de esa armonía, nos consumirá prácticamente esa primera sesión. Por lo general es apropiado impartir algunas tareas para que la persona pueda realizarlas en casa durante el período restante hasta la próxima visita. Esos «deberes» a realizar por el sujeto en su casa, se basaran en algunas técnicas básicas de relajación y visualización que pueden ensayarse minimamente en esa primera visita.
Una vez con esos datos necesarios en nuestro poder, podremos iniciar en la segunda sesión la terapia regresiva propiamente dicha.

Algunas personas responderán perfectamente en esa primera regresión, otras por el contrario requerirán más sesiones hasta alcanzar un nivel productivo. Esta diferencia de respuestas son debidas a la individualidad de la psique de cada uno de nosotros, a la mayor o menor facilidad para relajarse, concentrarse y visualizar que pueda tener cada uno de los sujetos.

En esquema, la estrategia a seguir, se basa en dirigir mediante algún tipo de evocación al sujeto hacia su infancia, accediendo gradualmente y sin precipitaciones, primero a un día de la semana anterior, una semana, un mes, seis meses, y un año en su pasado, para ir aumentando lentamente el espacio de tiempo entre acontecimiento y acontecimiento, con la finalidad de no hacer excesivamente largo el proceso, volviendo a acceder a períodos anuales desde los 10 a los 0 años. No importa el hecho de saltarnos años, porque por lo general las personas asociamos los recuerdos a etapas de nuestra vida y no a fechas concretas.

Antes de iniciar la regresión, será prudente establecer con el sujeto alguna señal de tipo no verbal para proceder a la deshipnotización, ya que podemos encontrarnos con que perdamos el contacto verbal con el sujeto cuando este retroceda a los años de su infancia por las razones que anteriormente hemos comentado. En tal caso es útil añadir alguna sugestión como « Vas a permanecer en este estado tan profundo en que te encuentras hasta que yo te diga que despiertes… o hasta que toque tu hombro derecho tres veces».

Esta sencilla sugestión nos permitirá sacarlo del trance aun en el caso de perder la comunicación verbal con el sujeto en estado regresivo. Mientras vamos retrocediendo en el tiempo es útil solicitar al sujeto que se sitúe en fechas de celebraciones, navidades, cumpleaños, etc.

Hay que indicarle al sujeto que describa con la mayor fidelidad todo tipo de detalles, pero tan sólo hacerle preguntas del tipo, ¿Donde estás? o ¿que haces?, para evitar dirigir involuntariamente los recuerdos y evocaciones de este. Debemos así mismo dejar tiempo para su respuestas, no siempre los recuerdos afloran de manera instantánea y asediar a la persona a que nos responda con rapidez puede impedir que salgan a la luz.

Por lo general el sujeto empieza a relatar los incidentes en tiempo pasado («Iba con mi madre…») y mientras avanza la regresión y su estado va siendo más profundo el tiempo verbal cambia, relatando los acontecimientos en presente («Voy con mi madre…»).

Se ha discutido ampliamente la veracidad de los recuerdos que afloran bajo regresión hipnótica. Mi experiencia personal en ese sentido es que si bien es cierto que una gran parte de los recuerdos que afloran son fabulaciones y divagaciones de la imaginación del sujeto, No lo es menos que un porcentaje de ellos son reconocidos como verdaderos de manera objetiva por los sujetos que los reviven, causándoles en ocasiones extrañeza o una profunda inquietud en su espíritu.

Tal cuestión no disminuye el valor terapéutico de la regresión hipnótica, pues ¿que importancia tiene la veracidad de esos recuerdos para el terapeuta, si a través de ellos consigue las respuestas que deseaban el y su paciente?

UN ESQUEMA DE REGRESIÓN

Debemos recordar siempre que en cualquier terapia hipnótica, en la que exista dialogo, este no se dirige hacia la parte consciente de la mente del sujeto, si no que nuestro propósito es el de alcanzar la parte subconsciente del mismo.

La palabra es procesada y comprendida por el consciente, pero no así por el subconsciente. El lenguaje de este es el de las imágenes y el de las emociones. Por tal razón la regresión debe conducirse con verbalizaciones psico-imaginativas, es decir historias que incluyan evocaciones y visualizaciones en sus estructuras y que tiendan a conseguir el propósito de la sesión de regresión.

Para hacer más comprensible este concepto, imaginemos que nuestro deseo es generar en una persona las sensaciones de aislamiento del exterior que se producen durante el sueño natural., podríamos en tal caso, evocar un tranquilo día de campo, mientras el sujeto tumbado en la hierba observa como el sol se pone en el horizonte, y la oscuridad va progresivamente llenando el entorno de calma, paz y tranquilidad.

Visualizar esta escena (En este caso muy esquematica), es interpretado por el subconsciente del sujeto como algo rutinario que ocurre todos los días,.. el dormir

asociamos la oscuridad al sueño y el proceso de la puesta de sol al proceso de ir suspendiendo nuestras funciones vigilicas.

Si el sujeto visualizase esta escena con la suficiente intensidad, aislandose del entorno y completamente concentrado en ella, inmediatamente esa acción actuaría como detonante de una reacción psicofisiologica que sin duda lo conduciría al sueño efectivo.

En la Terapia de regresión nuestros objetivos como guisas de la exploración íntima del pasado que va a empezar a desarrollar la persona, son diversos.

Inicialmente se trata de conseguir la más intensa relajación y tranquilidad mental a la que pueda acceder el sujeto, esto lo conseguiremos, incorporando en nuestras verbalizaciones conceptos, de flojedad muscular, descanso, relajación, calma… etc, dentro de un marco idílico y evocador apropiado como puede ser un bosque, el mar, o cualquier lugar que le sugiera al sujeto esas sensaciones que perseguimos. (Cuidando siempre de no evocar una escena que choque con alguna fobia de la persona, miedo al agua, a los insectos, etc. ya que si esto ocurriera conseguiríamos efectos opuestos a los que perseguimos).

Una vez conseguida esa premisa básica, nuestro siguiente objetivo será el de conseguir profundizar ese estado inicial, aumentar la interiorización si se prefiere, mediante el uso de escenas de profundizacion, tales como el uso de cuentas numéricas, bajar escalones, ascensores que descienden… etc.

La persona se encontrará ahora en un estado de profundidad que nos va a permitir guiarlo en su viaje al pasado, de manera que nuestro siguiente objetivo es generarle una asociación entre una escena que va a visualizar y el retroceso en el tiempo. Para esta tarea podemos sugerirle por ejemplo que la vida es como un sendero por el que caminamos, que cada paso que damos en el corresponde a una porción de tiempo y que nada nos impide desandarlo por unos minutos para revivir experiencias del pasado. Lo importante es que el subconsciente del sujeto asocie el hecho de caminar hacia atrás por el sendero con un retroceso en su tiempo vital. Una vez establecida esa dinámica, será fácil ir conduciéndolo hacia atrás gradualmente.

Veamos ahora un modelo practico de esta ultima parte, es decir la verbalización regresiva propiamente dicha, a modo tan sólo de ejemplo, nada es vital en este modelo, en el se pueden incorporar todas las ideas que surjan de la imaginación del terapeuta e incluso modificarlo en su totalidad a condición que respete la estructura de los objetivos buscados en cada fase de la regresión.

«Ahora permanece profundamente relajado, estirado sobre la arena de esa tranquila playa…… profundamente relajado…. Todo es calma y tranquilidad..

y mientras su cuerpo se encuentra profundamente dormido… imagine que su mente al no tener que hacerse cargo de sus músculos que continúan relajandose más profundamente cada segundo que pasa….. su mente puede desprenderse de el… levantarse mientras su cuerpo continua reposando en un estado profundamente agradable… su mente se eleva y observa la playa….. la línea del horizonte,.. el mar sereno que acaricia la orilla con suavidad…., la brisa marina cargada de sales minerales…… observe la playa… a la derecha una espesa niebla impide que pueda observar que hay más allá…… si mira a la izquierda…. ocurre los mismo… una densa neblina no le deja ver lo que hay tras ella….Su mente , sabe de alguna manera que si se dirige hacia su izquierda…. siguiendo la orilla va a retroceder hacia su pasado, su derecha sin embargo es su futuro…… Desde su posición… no puede ver ninguno de ellos… pero si avanza hacia su izquierda… conforme se vaya adentrando el la niebla….. los acontecimientos de sus pasado van a volver a su mente con una nitidez y una claridad muy intensa….. cada metro que se interne su mente en la niebla los acontecimientos del pasado van a ir haciéndose más… más nítidos…. y cuanto más hacia su izquierda avance…más retrocederá en los acontecimientos de su pasado….Usted tiene razones para explorar su pasado y mientras su cuerpo continua relajandose más y más profundamente con cada respiración que hace…. su mente decide dirigirse hacia su izquierda…. hacia su pasado…… ya esta internándose en la niebla….. pronto… muy pronto su pasado más próximo surgirá en su mente…. dentro de un momento…. cuando cuente tres…. su mente alcanzara el lugar de la playa…. el momento de su pasado que corresponde a este ultimo domingo……. uno….. dos…… tres……. su mente se encuentra reviviendo ese ultimo domingo…… cuénteme….. ¿que está haciendo?……»

Como hemos explicado anteriormente, se procede gradualmente a ampliar el salto temporal, de un día a una semana, de una semana a un mes de un mes a seis meses…. etc. hasta llegar a los acontecimientos de interés para la terapia que estamos llevando a cabo.

Una de las primeras cosas que vamos a observar es el retorno verbal y de comportamiento en la mayoría de los sujetos a un cierto grado de infantilismo, se trata de un fenómeno completamente natural. Además el aumento del nivel emocional en los sujetos les permite revivir las evocaciones de su pasado con una altísima intensidad. Por tal razón el terapeuta debe estar alerta en caso de que el sujeto llegue a revivir algún acontecimiento especialmente dramático para el, ya que la intensa emocionalidad puede generar cambios somáticos de importancia, alteraciones en el ritmo cardíaco, sudoración excesiva, convulsiones y crisis propias de la catarsis.

Cuando mediante la regresión, lleguemos al momento en que el sujeto vuelve a experimentar las sensaciones traumáticas de un acontecimientos, debemos ser cautos, vigilar el desarrollo de la regresión y tranquilizarlo si llega a ser necesario obligándole a refugiarse en algún acontecimiento feliz de su vida. más tarde o en otra sesión ya volveremos a llevar al sujeto al momento de conflicto.

Mi opinión es que el acercamiento debe ser prudencial y progresivo, cuando alguien reconoce el acontecimiento raíz de sus problemás, quizás no este preparado para enfrentarse con el en su totalidad a las primeras de cambio.

Es preferible pues tras esa primera toma de contacto con la experiencia, que el sujeto reorganice sus recuerdos al respecto, antes de incidir de nuevo, esta vez más profundamente en el mismo acontecimiento. Tras esa primera regresión deberemos dejar pasar un período de una semana a doce días para continuar, con la intención de que el sujeto puede recuperar espontáneamente y fuera del marco de la regresión recuerdos que amplíen su visión del acontecimiento. Esto resulta ser un fenómeno completamente natural, al remover el subconsciente, surgen con posterioridad recuerdos que parecían definitivamente olvidados.

Tras algunas sesiones, la persona se enfrenta finalmente con la experiencia traumática en su totalidad, pero esta vez ya no es aquella persona falta de respuestas ante los acontecimientos exteriores. esta vez es una persona a la que la edad la ha dotado de muchísimas más defensas para enfrentarse incluso a aquellos acontecimientos que nunca quiso abordar, que siempre escondió en su subconsciente. El resultado de ese proceso es una comprensión objetiva de causas y efectos y de esa comprensión surge la llave para que mediante la hipnosis o cualquier otro tipo de terapia correctiva, pueda librarse de las manifestaciones que el acontecimiento traumático propició en su día.

Hasta aquí de un modo esquematizado cual es el proceso terapéutico de la llamada regresión hipnótica, La brevedad de este texto impide que podamos ahondar en la discusión sobre la terapia de vidas pasadas que no es otra cosa más que una regresión llevada más allá del momento en que el sujeto fue engendrado. En cualquier caso, en los últimos tiempos abunda la literatura sobre las terapias regresivas de vidas pasadas, que enfocan el tema desde todos los puntos de vista posibles, religiosos, parapsicologicos, etc.