Inducción: Procedimientos mixtos

En este grupo se engloban todos aquellos procedimientos que utilizan técnicas combinadas. Quizás la técnica más representativa de todas ellas se la conocida como técnica de fraccionamiento de Vogt que fue el primero en describirla.

Algunos autores consideran esta técnica un sistema de profundización, más que un método inductivo, pero la mecánica en la que se basa de ofrecer sucesivas inducciones hace que se la pueda considerar globalmente una técnica inductiva y a la vez un excelente sistema de intensificación del trance.

Se trata de un método altamente eficaz para inducir a un trance muy profundo, que consiste en hipnotizar y despertar en rápidas y repetidas ocasiones al sujeto. Existe un conocido fenómeno estudiado por , por el cual, tras sacar al sujeto de una manera rápida del trance, se manifiesta en el, durante un período aproximado de treinta minutos, una tendencia a permanecer en estado hipnótico asociada a un período de alta sugestibilidad.

Múltiples trabajos demuestran que cada re-inducción consecutiva, aumenta esa sugestionabilidad en el sujeto, consiguiendo mayor profundidad en cada tentativa.

Tras lograr un trance ligero o medio mediante la utilización de cualquier técnica nos dirigimos a la persona en los siguientes términos:

«En unos instantes, cuando te lo diga, vas a despertar… abrirás los ojos pero vas a sentirlos verdaderamente pesados….. también sentirás cierta confusión y sueño….»

«Cuando abras los ojos… intentarás sentirte despejado… pero pronto te darás cuenta de que cuanto más tratas de hacerlo.. más y más pesarán tus párpados y será más intensa la sensación de sueño…. Voy a contar hasta tres… y cuando cuente tres abrirás los ojos… pero te sentirás tan cansado,…. tan fatigado que no vas a poder permanecer con ellos abiertos mucho tiempo …. de modo que los cerraras de nuevo y de inmediato entraras en un sueño tan profundo o más que el que estas experimentando en estos momentos, ….. Uno…. Dos….. Tres… ¡ abre los ojos !»

Llegado a este punto por lo general, la persona se mantiene inmóvil con los ojos abiertos o semiabiertos y una mirada vaga e imprecisa, aguardamos unos pocos segundos y continuamos:

«¿Ves como te sientes cansado y adormecido?, …..Sientes tus ojos verdaderamente cansados y sólo deseas volverlos a cerrar y descansar… están fatigados y tienes sueño… más sueño que el que tenías anteriormente incluso, estas lleno de sueño… cansado, tus ojos están fatigados y deseas dormir y descansar….. hazlo… cierra tus ojos y duerme….. duerme profundamente, sentirás que esta vez tu sueño es mucho más profundo que antes….. duerme y descansa… completamente dormido… descansando…. profundamente»

Este procedimiento debe repetirse dos o tres veces con la seguridad de que el sujeto accederá a un trance más profundo cada vez que lo haga, luego continuaremos impartiendo sugestiones tendentes a conseguir catalepsia ocular y profundización mediante sistemas sensorio-motrices.

Una vez conseguidas satisfactoriamente respuestas como catalepsias parciales o cualquier tipo de fenómeno que indique mayor profundidad de estado, procederemos a volver a despertar al sujeto, re-inducirlo y tratar de lograr la consecución de respuestas que requieran todavía una mayor profundización.

Tras la sesión se interroga al sujeto sobre las sensaciones y reacciones experimentadas, incorporando al método estas experiencias subjetivas en las siguientes inducciones.

En la práctica diaria casi siempre utilizamos métodos mixtos, suele ser habitual, por ejemplo, utilizar sistemas sensoriales con el apoyo de sugestiones psico-imaginativas, pero algunos de ellos como el de fraccionamiento de Vogt, merecen dada su especialización estar integrados en un grupo de procedimientos propio.

Pedro Alcaraz