HIPNOSIS BARCELONA

Inducción: Masaje en los globos oculares

Con el sujeto sentado y los ojos cerrados, habiéndonos cerciorado previamente de que no lleve lentillas, iniciaremos un masaje suave con los dedos índice y pulgar de nuestra mano derecha sobre sus globos oculares. Tras un período aproximado de unos tres minutos que por un simple proceso de reflejo fisiológico, disminuirá de una manera considerable el ritmo cardíaco de la persona.

En tanto esperamos que dicho efecto se produzca, orientaremos nuestras sugestiones en ese sentido, creando en el sujeto la convicción de que nosotros somos los responsables de tal fenómeno. Una vez ocurra este, se producirá de inmediato ese período de escisión consciente que aprovecharemos para hacer una sugestión determinante para la inducción.