Induccion: Método del cráneo de cristal

 

Coloque al sujeto de pie ante usted en una posición relajada y apoye la yema de su dedo índice suavemente sobre un punto entre sus dos cejas, mientras le sugiere lo siguiente:

«Relajese …. y trate de centrar toda su atención en la presión que ejerce mi dedo índice sobre su frente…… imagine entre tanto que su cabeza es trasparente y que usted puede visualizar mi dedo a través de su cráneo… ahora gire sus ojos suavemente hacia arriba y obsérvelo…..».

Cuando el sujeto gira suavemente los ojos para ver nuestro dedo permanecemos unos segundos en silencio y continuamos…» voy a ir moviendo lentamente mi dedo en línea recta sobre su cabeza hasta su coronilla…sígalo con los ojos mientras imagina que puedo verlo a través de su cabeza transparente…». En este punto inicie el movimiento de su dedo lentamente hacia arriba pasando por su frente y aumentando la presión progresivamente, el sujeto ira girando los ojos hacia arriba forzando estos más y más para poder seguir la ascensión del dedo sobre su cabeza, en el momento de máxima revulsión ocular se producirá el momento de disociación que aprovecharemos para dar una sugestión precisa e imperativa como «¡duerma!».