Inducción: Método de Stacrbrook

Estamos ante una técnica que tan sólo puede ser utilizada con sujetos muy predispuestos por naturaleza al trance hipnótico o que hayan sido previamente condicionados en sucesivas sesiones de hipnosis.
Se trata de una técnica útil para ser establecida mediante orden posthipnótica en el sujeto, con la finalidad de acelerar los trámites de inducción en posteriores sesiones,

pero que como hemos comentando puede acabar en un completo fracaso si se utiliza como método de inducción en personas que se prestan a la inducción hipnótica por primera vez.

Se solicita al sujeto que se siente erguido en una silla de respaldo recto. El hipnólogo, situándose tras la silla colocará sus manos, una encima de la otra, sobre el vertex (punto más sobresaliente de la parte superior del cráneo) de la cabeza del sujeto. Sobre este lugar iniciara una presión progresiva mientras se sugestiona al sujeto con breves instrucciones de relajación, flojedad, y finalmente de sueño, sincronizando nuestras sugestiones con un aumento de la presión que estamos ejerciendo.