HIPNOSIS BARCELONA

Inducción: Fascinacion con la mirada

El popular «míreme a los ojos», tan utilizado a lo largo de los tiempos, y que sin embargo sigue siendo frecuentemente empleado. Este método que ha sido asociado a los hipnotizadores de espectáculo, no tiene que ser forzosamente un método dominante e imperativo. La realidad es que resulta un método tan efectivo como cualquier otro, y su aplicación no debe circunscribirse exclusivamente al ámbito teatral sino también al de la hipnosis clínica. Requiere por parte del operador una mirada fría y constante por lo que su empleo continuado resulta agotador.


«Vacíe su mente y míreme a los ojos…… observe dentro de mis ojos y no aparte la vista de ellos….. Mientras sigue con su mirada fija en el interior de mis ojos…hide_eyes_id93247_size500333.JPG piense en dormir…., sus ojos inmediatamente se van a sentir fatigados y cansados… su visión se hace borrosa…. sus párpados pesan porque están cansados y fatigados.. y esa sensación hace que usted se sienta profundamente relajado…. si mirando mis ojos…. se duerme… sus ojos se cierran… se cierran están cerrándose.. y cuanto más trata de mantenerlos abiertos más y más se fatigan y se cansan…. cuando los cierre, sus párpados quedaran firmemente unidos a la piel de su cara….» Debemos insistir en esta línea, hasta que se produzca la oclusión ocular.. momento en que continuaremos con las clásicas sugestiones de profundización.

Debemos recordar que nuestra mirada debe mantenerse constante tratando de no parpadear ni de desviarla ni por un momento, de los ojos del sujeto. Mirar directamente a la raíz de la nariz del sujeto nos permitirá escapar de la carga psicológica de la mirada de la persona sin que este perciba que no miramos directamente a sus ojos.