HIPNOSIS BARCELONA

Sugestión y Fracaso


El mal empleo de la sugestión es una de las causas mas comunes de fracaso en los objetivos que acometen los hipnoterapeutas. Algunos de ellos, mas preocupados por lograr profundos estados de trance que no de cómo utilizarlo con posterioridad a su establecimiento.
Todavía hay quien cree que por el mero hecho de tener a alguien sumido en un trance muy profundo, su subconsciente acatara sin mas, cualquier tipo de cambio que se le sugiera.

La causa quizas radique en los metodos de enseñanza que priorizan, ante todo la inducción y la profundizacion, olvidandose por completo de incidir con fuerza, en los modos de aproximación al subconsciente.
Cuando oimos hablar de las virtudes de tal y de cual compañero, suele ser valorizando la capacidad o facilidad con que induce al trance a la gente.
Realmente esa es la parte menos importante, cualquier chiquillo de 5 años leyendo literalmente un script Standard, lograria hipnotizar sin duda a algunos sujetos.
La capacidad de comprender y utilizar la sugestion de un modo efectivo, pasa siempre por comprender de que manera se construyen y se instauran los elementos sugestivos.
He tenido durante años cientos de alumnos, algunos de los cuales resultaron ser excelentes inductores de estados de trance, pero abandonaron su practica por falta de resultados, ya que se limitaban en muchas ocasiones a una vez instaurado el trance, a repetir visualizaciones estándar acarameladas y caducas con playas tropicales, flores y prados verdes, de dudosa significación simbolica y de mucho menos efecto en el cambio buscado.
Si bien es cierto que los procesos de imagineria subconsciente requiere simbolismos, no lo es menos que cada persona posee sus propias simbologias personales.
La sugestion tiene sus reglas de aplicación y el conocimiento profundo de esas reglas, nos lleva siempre al éxito.
Una de esas reglas basicas frecuentemente olvidadas, es la construccion de sugestiones racionalistas como si tratasemos de hablar con alguien en estado de vigilia.
La gasolina del subconsciente es la emocion, no la razon. Y los motivos subconscientes de cambio son pocas veces racionalizables.
El subconsciente no es valorativo ni analitico en la misma medida que nuestros procesos conscientes, pero aun y asi requiere motivaciones emocionales, que a veces a la luz de la logica pueden parecer absurdas.
El olvidar que tratamos con un proceso de pensamiento distinto al de la vigilia es pues uno de los errores mas frecuentes que cometemos al construir nuestras sugestiones.

Otro de los elementos de fracaso en la sugestion es como organizamos la” secuencia de acontecimientos”.
Acceder a cada cambio, aceptar una nueva realidad, no es algo que se produce de forma inmediata. No podemos en ningun caso solicitar una accion subconsciente si antes no hemos creado un camino de aproximación a la misma.
No podemos llegar a lo alto de una escalera sin pisar los peldaños uno a uno.
En ocasiones observo como se imparten sugestiones de cumplimiento quasi inmediato, que el sujeto todavía no se encuentra preparado para aceptar y mucho menos para dar respuestas positivas a ellas. El resultado de todo esto es tan diverso como negativo, desde una perdida de profundizacion en el trance por conflicto, a una reduccion de la fe en el proceso.
Siempre debemos aproximarnos a las sugestiones finales de cambio de una manera progresiva construyendo antes una solida red de motivaciones emocionales que a la larga hagan inevitable la aceptación de las sugestiones finales.

Asi las cosas, es obvio que deberiamos olvidar por un ratito nuestra capacidad de inductores al trance, y incidir con mas fuerza en algo menos espectacular pero a la postre mucho mas importante que es el manejo efectivo de la sugestion.

Podriamos hablar de muchos mas errores en la aplicación de la sugestion, pero desbordaria la finalidad de este modesto articulo.
No obstante espero poder seguir ahondando en estos temas en sucesivos articulos .