Scripts y Guiones de Inducción

Existe algo básico en cualquier inducción y que con frecuencia el principiante olvida. Los scripts no son guiones cerrados, de hecho yo estoy absolutamente en contra de los scripts por la falta de flexibilidad que generan y porque impiden, por lo general, desarrollar fraseologías propias y la aplicación intuitiva de los procedimientos.

Tan solo recomiendo el uso de scripts para el aprendizaje, en las primeras aproximaciones a los procedimientos o en casos especiales como la aplicación por parte de un operador cuya lengua nativa no sea la del sujeto a hipnotizar.

La idea de que “recitando” un guion, se consigue tal o cual proceso es una verdad a medias. Cualquier niño con un buen script entre las manos hipnotizaría a algunas personas pero ahí se quedaría el tema en “solo algunas”.

El script es valido para sugerir una linea de trabajo a fin de afrontar determinados temas, pero nunca para su aplicación directa.

Cada persona tiene sus características determinadas, sus bloqueos y su velocidad especifica de absorción de las sugestiones, eso hace imposible que la lectura de un guion avance en consonancia con las necesidades inmediatas del sujeto en cada instante. La única respuesta valida que tenemos ante eso, es la observación, la observación detallada de las respuestas a cada sugestión que nos ofrece el sujeto (que son de muy variada índole).

Esas respuestas unidas a las pequeñas “sugestiones trampa” de control, nos dicen exactamente cual es la linea que debemos seguir durante la inducción en cada momento con cada sujeto.

Muchos operadores, siguen impartiendo por ejemplo instrucciones de relajación, aun cuando estén en una fase de profundización del trance, si se pretende profundizar no es efectivo sugerir elementos que pertenecen a otra fase del proceso.

Y eso ocurre porque no se tiene una idea clara de los objetivos a lograr en cada fase del procedimiento. Cada palabra, cada frase, cada idea sugerida debe perseguir un propósito en consonancia con la fase del proceso en que nos encontremos.

Por tanto la observación detallada de las respuestas del sujeto a nuestras sugestiones es algo básico para el éxito de la experiencia.

En cualquier tipo de inducción hipnótica resulta vital la observación de respuestas y el posterior uso de estas.. (amplificandolas o asociandolas) para lograr el propósito buscado.

Por tanto una inducción de cualquier clase debe ser una consecución de objetivos gradual, utilizando un orden lógico de acontecimientos. No podemos pedirle a un sujeto que sienta somnolencia por ejemplo, cuando nos da síntomas evidentes de ansiedad. Primero moderemos la ansiedad y luego sigamos avanzando.

El uso de scripts por tanto, sin la observación de respuestas, nos puede llevar a la peligrosa situación de estar impartiendo sugestiones desubicadas en tiempo y forma a las necesidades del sujeto y por tanto al fracaso.