Regresión Y Reviviscencia en Hipnosis

Dado que en ocasiones se confunden resulta interesante establecer que diferencias existen entre los conceptos de regresión y de reviviscencia. Durante la regresión, el sujeto experimenta y rememora acontecimientos del pasado que vienen a su memoria, habitualmente mucho más expandida que en estado de vigilia, tales recuerdos llevan asociadas las experiencias emocionales que acompañaron al suceso en el momento en que ocurrió. La intensidad de esta emocionalidad depende directamente de lo profundamente que ahondasen los acontecimientos en el espíritu del sujeto en su día.

Pero el sujeto durante todo el desarrollo más o menos realista de la experiencia, no olvida jamás que esta reviviendo acontecimientos y sucesos del pasado desde el presente, en su interior tiene conocimiento de revivir sucesos pasados y puede conectarlos con acontecimientos posteriores al momento revivido.

La reviviscencia es totalmente diferente, durante su transcurso y conforme el sujeto va retrocediendo en el tiempo, manifiesta cambios en su voz que va tornándose infantil, en su comportamiento y en su caligrafía que va tornándose más tosca y más caligráfica conforme avanza hacia la infancia.

Las percepciones y sensaciones del sujeto son en todo momento compatibles con la edad que se encuentra reviviendo, y cuando revive alguna escena es fácil observar que acompaña su desarrollo con movimientos de refuerzo a los actos que describe. Es decir el sujeto revive realmente de nuevo la escena objeto de su atención en ese momento.

Conforme retroceden cada vez más hacia su más tierna infancia,algunos sujetos van perdiendo las capacidades de escribir y de hablar, sencillamente ¡aun no han aprendido!, más tarde empiezan a adoptar posturas de bebés muy pequeños, acompañando estas de actitudes muy infantiles como el succionamiento de pulgares. Finalmente cuando se le sugiere que todavía no ha nacido, el sujeto adopta la posición fetal

Las diferencias entre regresión y reviviscencia, que en muchas ocasiones se presentan en fases alternadas en la misma sesión, son pues, que mientras en la regresión el sujeto tiene un más o menos claro conocimiento de estar rememorando acontecimientos del pasado, en la reviviscencia el sujeto cree vivir el momento al que ha sido conducido por el terapeuta.

La técnica regresiva, permite al sujeto descubrir situaciones traumáticas que vivió en el pasado y objetivarlas con los datos que ha ido acumulando hasta el presente. Es ese aumento en la capacidad de respuesta del sujeto, adquirida con el paso del tiempo, el que le permite enfrentarse de nuevo al acontecimiento con toda la carga emocional que conllevó , pero ahora, desde una perspectiva de comprensión y con la capacidad de enfrentarlo con respuestas que no se poseían cuando este ocurrió. La regresión permite hacer una valoración objetiva del pasado, comprenderlo, aceptarlo e impidiendo que continúe resultando una pesada carga para afrontar el futuro.

Es habitual encontrarse durante el desarrollo de una regresión hipnótica, en procesos catárticos de alta emocionalidad en el sujeto, por tanto no es recomendable para el principiante provocar regresiones sin tener una cierta preparación en psicología aplicada. Rememorar el pasado, es inofensivo si el operador dirige la experiencia con conocimiento de las fuerzas que moviliza.

Provocar catarsis de alta emocionalidad sin meditar suficientemente las respuestas buscadas en beneficio del sujeto, puede generar en este un padecimiento innecesario. Recordemos que el campo de la mente, cuando median sentimientos es sólo accesible para las personas que posean los conocimientos adecuados y sepan utilizarlos de manera práctica.

Las regresiones hipnóticas son usadas frecuentemente con éxito, por algunos departamentos de policía, a fin de hacer recordar al testigo de un hecho, la matricula de un coche o cualquier otro detalle que debido a la rapidez con que se desarrollaron los hechos o la tensión del momento fue incapaz de fijar en su memoria.

Estas sesiones se muestran muy efectivas en el sentido de aportar pistas clarificadoras para la resolución de casos criminales.

También son empleadas frecuentemente en el campo de la parasicología, para explorar el misterio de supuestas vidas pasadas, los fenómenos de abducción y la rememoración de episodios de naturaleza paranormal.