Regresión Hipnótica, algunas consideraciones

 

Vaya por delante que mi posición ante la regresión hipnótica, es neutra, a pesar de haber conducido durante años esos tipos de experiencias.
No estoy ni el lado de quienes le otorgan resultados extraordinarios, ni de aquellos que la condenan como instrumento diabólico tildándola de iatrogénica. (Curioso concepto que más abajo analizaremos).

En condiciones normales, conducir una regresión hipnótica, no aporta ningún elemento ajeno a la memoria o a la fantasía del sujeto, objeto de la regresión, a no ser que quien la dirige, intente obtener resultados que se ajusten a sus propias creencias.

[sociallocker]También debo decir que respeto profundamente, no tan solo, las creencias religiosas o transcendentes de cualquier persona, por más extrañas o absurdas que puedan parecerme, pues creo honestamente que todo el mundo es libre de sentir pensar o creer todo aquello que tenga la necesidad de creer y le sea útil, sino también respeto y estudio todas aquellas opiniones discrepantes y opuestas a su uso y practica.

Sentadas estas breves bases, me gustaría recordar que un sujeto en estado regresivo, no “presencia” una película de sus recuerdos, sino mas bien por lo general experimenta una amalgama de recuerdos visualizados con mayor o menor intensidad que le aportan según cada caso estados emocionales de distinta índole y vehemencia.

Tras la inducción hipnótica, por lo general y no de un modo inmediato, se consigue un acceso a los contenidos de memoria y evocación de acontecimientos más detallada de lo normal. Algo que probablemente la persona también podría conseguir centrándose en recordar, sin recurrir al trance hipnótico, pero la focalización del pensamiento, y la atemporalidad de algunos estados mentales, derivados de la aplicación de la hipnosis facilitan y acelera.
En muchas ocasiones se acusa a los procedimientos regresivos de generar “falsos recuerdos”, olvidando quienes postulan tales acusaciones, que los falsos recuerdos son propiciados por la funcionalidad de nuestra mente y no por el proceso regresivo.

Si pudiéramos ver una película de un acontecimiento concreto de nuestro pasado, en seguida percibiríamos que lo que perdura en nuestra memoria de ese momento pasado, es una versión falsificada y maquillada para ser aceptable por nuestro yo, de la realidad que ocurrió.

Transformamos el pasado a nuestra conveniencia, en ocasiones para no sentir culpabilidad, para no sentir vergüenza, para luchar con un miedo, o simplemente para adaptar el recuerdo a una realidad presente y concreta. Y no crean que deben pasar años para disfrazar la realidad en nuestra memoria… eso puede ocurrir con acontecimientos que acaecieron tan solo hace semanas.

Con los años nos construimos un pasado aceptable para nosotros mismos, falsificando o reduciendo el sentido o la intensidad de lo que realmente ocurrió, y para eso no necesitamos en absoluto que nos hagan una regresión hipnótica.
No se puede acusar pues a la regresión hipnótica de crear falsos recuerdos, salvo que aceptemos que vivimos en un estado regresivo permanente, falseando recuerdos.

En cuanto a la iatrogenia, lindo termino del Griego iatros=medico y genéa = Origen, y que se utiliza para designar una evolución negativa en un síntoma causada por la operativa o la actitud medica, les puedo decir que además de ser algo subjetivo es demasiado generalista.
Iatrogénica puede ser la sensación de abandono de un paciente que se sienta por horas en una consulta de urgencias de un hospital, sin que lo traten adecuadamente y lo manejen como un número aumentando así su sentimiento de poca autoestima.
Iatrogénico puede ser que tu Psicólogo lleve un Rolex y te haga sentir que eres un fracasado por no alcanzar el éxito social o económico en tu vida.

Y por supuesto también resultaría iatrogénico que te dieran un martillazo en la cabeza para eliminar una cefalea (no se rían, hasta hace poco te aplicaban miles de voltios en el cráneo para supuestamente moderar algunas manifestaciones psiquiátricas severas)
Así pues, el termino iatrogenia se aplica en términos médicos, para determinar negligencias o malas praxis medicas
En definitiva si nos ponemos a buscar todo puede ser iatrogénico… incluso la regresión hipnótica.
Pueden pensar que con todo esto estoy defendiendo los procedimientos hipnóticos regresivos, pero no es así exactamente.

De vuelta a la Regresión, hay que insistir que cuando se deja libertad y no se trata de conducir la experiencia regresiva (que es como debería ser siempre), los sujetos manifiestan un sinfín de recuerdos más o menos detallados.. En la mayoría de los casos son recuerdos de “relleno”, recuerdos que surgen de la necesidad de darle sentido lógico a una imagen, un sentimiento, o a un pedacito de memoria fragmentada incomprensible en aquel momento para la conciencia del sujeto. Esos recuerdos “relleno” suelen cambiar y desaparecer en sucesivas regresiones.

Hasta ahora hemos hablado de regresión pero no la hemos definido en términos espacio-temporales, Regresión a donde? . Al momento de nuestro nacimiento? O mas allá todavía?
Vuelvo a repetir que respeto profundamente todas las creencias que implican vidas anteriores, lo cual no significa forzosamente que comparta esas ideas. De hecho creo que la regresión es un acto intimo y personal . Las dudas sobre la veracidad o la falsedad de esos recuerdos son exclusiva responsabilidad de la persona que vive en primera persona la experiencia y jamás el operador debe pronunciarse a favor o en contra de la veracidad de las vivencias regresivas.

Pero hay una pregunta que me he hecho siempre… ¿Porque conducidos a un periodo anterior a su gestación, todas las personas independientemente de sus creencias incluso personas que se oponen totalmente al proceso, confiesan tener imágenes o pensamientos de si mismos en una realidad que no es ni su realidad social, ni de genero, ni temporal , ni caracterológica?.
Claro, los defensores de la psicología transpersonal, lo tendrán clarísimo….y en oposición la Psicología académica (que jamás debió separarse de la filosofía, pues de ella siguen alimentándose) dirán que son fantochadas…

Y si ninguno tuviera razón?

Hace unos años…. El genetista Marcus Pembrey realizo junto a Bygren de la universidad de Umea (Suecia) a unos interesantes experimentos en la remota localidad de Övercalix en la Suecia Ártica, un pueblo remoto y aislado que paso por periodos de hambruna y escasez alimenticia en el pasado. Su aislamiento les permitió estudiar la vida y la salud de varias generaciones de habitantes emparentados genéticamente. La naturaleza de los experimentos científicos es demasiado larga para referenciarla en estas breves líneas (pueden consultarla aquí).
Pero en resumen sus experiencias parecen demostrar que los genes no solo se limitan a transmitir de un modo inalterable las peculiaridades de los padres a los hijos, sino que además dependiendo de las condiciones de vida de nuestros antepasados, los genes transmitían también características y enfermedades medioambientales que se manifestaban en las generaciones siguientes aun cuando estas no habían sido sometidas a la situación desencadenante.

En sus interesantes conclusiones, Pembrey afirma : “El impacto de la hambruna había sido captado por los genes en los óvulos y el esperma y la memoria de ese suceso había sido trasmitida y afectada a los nietos de las siguientes generaciones. Lo que nuestros abuelos comieron puede afectar a nuestra salud.
No podemos, en un normal desarrollo de la vida, separar los genes del efecto medio ambiental. Están muy entrelazados. Cada vez más parece como todo tipo de sucesos medio ambientales fueran capaces de afectar a los genes. Y esto es un punto de inflexión enorme para la ciencia y las artes que se sirven de ella.”

Y esto nos lleva directamente a pensar el porqué no es posible que como medida de éxito evolutivo, los genes no tan solo transporten características físicas, sino también experiencias medioambientales aprendidas, con todas las implicaciones de stress, temores irracionales, o actitudes de vida que estas pudieron comportar.
Cuántas veces hemos oído a gente que manifiesta tener miedo al fuego o al agua…. Cuando jamás tuvieron ellos mismos o alguien de su entorno, una experiencia traumática que las justifique en su vida.


¿Y si esos recuerdos que surgen indiscriminadamente durante las regresiones.., no fueran más que fragmentos heredados de experiencias de nuestros ancestros, que nos han sido transmitidas como un elemento más de supervivencia genética?
Como interpretaría un cerebro humano una idea que surge de su interior sin ser suya? Obviamente la interpretaría como parte de su realidad personal.. como parte de algo que vivió, quizás como una vida anterior…


Sea como fuere, el caso es que probablemente en pocos años… algún docto científico de la mente… que hasta hoy se reía…de lo transpersonal…, se pelee en algún foro tras reelaborar sus códigos éticos, llamando intruso a cualquier charlatán… por intentar apropiarse de la psicología transpersonal.


“La ciencia de una generación era la magia de la precedente” (Arthur C. Clark)

Pedro Alcaraz – Hipnosis en Barcelona

Agradecimientos: Algunos fragmentos de este tópico, han sido extraidos con autorización de epigenetica.org ,página que recomiendo visitar si deseas ampliar tu informacion[/sociallocker]