REGRESIÓN HIPNÓTICA

 

Cada día, hay personas que acuden hasta la consulta del terapeuta, con la intención de resolver problemas de carácter emocional, arraigados en su psique desde tiempos muy antiguos. Esos problemas, que con el transcurso del tiempo se convierten en pesadas cargas que se arrastran en el presente, pueden acarrear trastornos físicos y psicológicos aun a pesar de que el acontecimiento que las provocó fuese una experiencia traumática acontecida en un pasado en ocasiones remoto.

Manifestaciones tales como, miedos irracionales, sentimientos de inferioridad, baja autoestima, tics nerviosos, tartamudeo y tendencias depresivas, de las cuales se desconocen las causas objetivas, pueden tener su raíz en el pasado.

Es obvio, pues, que sin un enfrentamiento a las causas que motivan las alteraciones psico-fisiológicas de nuestro presente, es imposible reconocerlas y comprenderlas.

Aplicar en estos casos terapias que ejerzan su acción sobre los efectos y no sobre las causas, tan sólo consigue moderar las manifestaciones actuales de un modo pasajero, pues la raíz del problema sigue latente en las profundidades del subconsciente del sujeto.

Las técnicas psicoanaliticas, propugnadas por Freud, persiguen ese fin, sacar a la luz consciente las motivaciones inconscientes, por lo general radicadas en acontecimientos y experiencias de la infancia. El psicoanálisis sin embargo tiene la desventaja frente a las técnicas hipnóticas del gran consumo de tiempo que requiere para llegar a resultados satisfactorios.

Por esa razón, en los últimos tiempos se ha popularizado la terapia de regresión hipnótica. Su rapidez y el alto grado de emocionalidad inherente al estado hipnótico hacen que la regresión sea uno de los elementos más valiosos en la búsqueda de la raíz de los conflictos personales.

Al igual que ocurre con el Psicoanálisis, el descubrimientos de las motivaciones ocultas mediante regresión hipnótica no representa por si mismo la solución al problema. Se trata tan sólo del principio, un principio que sin embargo resulta esencial, antes de la aplicación de cualquier otro tipo de terapia correctora.

Así las cosas, la Regresión mediante el uso de la hipnosis, ha ido mostrándose como un efectivo elemento terapéutico en la resolución de este tipo de conflictos.

El fenómeno de la llamada regresión hipnótica, no puede comprenderse sin analizar inicialmente dos elementos que la hacen posible, nos referimos a la hipermnesia y la distorsión del sentido temporal que se experimenta bajo estado hipnótico.

Resulta común observar tras el trance, que los sujetos manifiestan lagunas en su memoria e incluso el olvido total de lo acontecido durante el mismo, este fenómeno conocido como amnesia se presenta espontáneamente en ocasiones pero puede obtenerse a voluntad del operador mediante el uso de ordenes post-hipnóticas. El fenómeno opuesto al de la Amnesia recibe el nombre de Hipermnesia y se trata del aumento en la capacidad de la persona para recordar sensaciones, acontecimientos o cualquier tipo de dato del pasado más allá del acto de recuperar un recuerdo de forma voluntaria. La mente humana parece archivar la información de una forma compleja, un aroma que percibimos al pasar por cualquier lugar, puede traernos a la memoria la habitación con los muebles y los objetos de una casa donde jugamos cuando éramos tan sólo niños y el recuerdo de aquella casa, hacernos recordar sus alrededores, nuestro amigo de la casa vecina y la bicicleta de color amarillo que en ocasiones nos prestaba e incluso nuestro propio estado emocional en aquellos momentos. Como vemos un simple aroma puede llevarnos a recordar si nos sentíamos felices o no en un momento de nuestra vida, muchos años atrás.

Esto se hace posible gracias a que nuestra mente, almacena los recuerdos generando secuencias de asociaciones, como largos «filamentos» de datos en los que una información nos lleva a la otra y esta a una nueva información. Estas secuencias de datos son accesibles desde cualquier punto de la misma, no es necesario acceder al principio de la cadena o secuencia para llegar a recordar cualquier dato que contenga, es decir, podríamos acabar recordando el aroma de aquella casa, al observar, hoy en día, una bicicleta de color amarillo.

En realidad todos los recuerdos de nuestra vida hasta el día de hoy estarían unidos en la misma cadena si estas no se fragmentasen, al fallar un dato la cadena se interrumpe partiéndose en dos y dejamos de poder acceder como antes desde el inicio de la cadena original a los datos de su final con el mismo recuerdo, ya que al estar dividida necesitamos recordar dos datos iniciales, uno de cada fragmento para recordar la totalidad de la cadena inicial. En realidad, esto no es exactamente así, algunos datos están interrelacionados con multiplicidad de cadenas que formarían una estructura más parecida a una red o a una malla que no un simple hilo de recuerdos

Cuando un dato pierde relevancia en nuestra memoria, bien por su trivialidad o por que simplemente no lo hemos requerido durante largo tiempo, perdemos la capacidad de recuperarlo de modo voluntario, sin embargo permanece en algún rincón de nuestra memoria esperando un momento futuro en que las experiencias que nos proporcionó puedan sernos de utilidad. Entonces como por arte de magia llega de nuevo a nuestros planos conscientes y con el todos los elementos asociados que lo acompañan. Nuestra mente establece prioridades en el archivado de datos, basándose en las experiencias previas, juzgamos permanentemente el presente con datos del pasado y con los resultados de esas comparaciones, enriquecemos y modelamos nuestras bases de memoria.

El hecho de «olvidar», no implica la desaparición de los recuerdos, sino la incapacidad para recuperarlos. La regresión hipnótica, es una herramienta ideal para rastrear en esas cadenas olvidadas, pero no debemos creer que podemos acceder a ellas de modo inmediato, la recuperación de recuerdos es un proceso de aprendizaje que no puede llevarse a cabo en tan sólo una sesión regresiva, requiriendo por lo general tres o cuatro sesiones para alcanzar resultados satisfactorios.

El otro elemento que juega un importante papel en la metodología de las técnicas regresivas bajo hipnosis, es la distorsión temporal que en ocasiones se produce espontáneamente y en otras es susceptible de ser provocada por el experimentador.

Como comprobaremos el fenómeno de la distorsión temporal que se produce bajo trance hipnótico es fundamental para explicar las diferencias entre los conceptos de regresión y reviviscencia.

La capacidad de manipular el sentido del tiempo en la persona bajo trance hipnótico, es una de las herramientas más interesantes que nos ofrece la hipnosis. Para nuestra mente no existe tal alteración pues nuestro subconsciente no maneja conceptos temporales como el «ayer» o el «mañana», tan sólo el «Ahora» tiene sentido para él. De manera que cuando nos referimos a la alteración del sentido temporal, nos referimos exclusivamente a la comparación entre el tiempo de reloj y el tiempo subjetivo de nuestra mente.

Las diferencias son notables, la misma hora de reloj, se hace interminable viendo una película aburrida y por el contrario parece un suspiro si la película es apasionante. Nuestra percepción del tiempo es considerablemente diferente en los dos casos. Sin embargo durante la misma hora de reloj podríamos haber experimentado dos fenómenos opuestos, cuando la película nos resultaba aburrida estábamos experimentando una expansión temporal, «no se acababa nunca..».

Inversamente mientras estábamos absortos en la trama de un interesante film, estábamos experimentando una contracción temporal, la película «se nos ha hecho corta» solemos decir para significarlo.

Estas experiencias son tan comunes que apenas les prestamos atención, pero de ellas podemos deducir algo interesante, el tiempo subjetivo, nuestro sentido interno del tiempo, puede ser controlado y modificado. El tiempo subjetivo no es lineal como el tiempo de reloj, para explicarlo deberíamos desarrollar aquí las nuevas teorías sobre la naturaleza holográfica del cerebro, cosa que es del todo imposible, en cualquier caso baste saber, que debido a esas particulares características podemos experimentar las vivencias de toda una vida en un breve lapso de tiempo.

Para realizar una distorsión temporal en un sujeto bajo trance hipnótico, debemos establecer claramente de que tipo de alteración temporal se trata y cual es su equivalente en tiempo de reloj.

«Imagine…., que esta observando la esfera de un gran reloj…, mientras la observa con atención, percibe que la aguja de los segundos esta aminorando cada vez más su velocidad…., la velocidad es cada vez más lenta…..más lenta…., la aguja se mueve cada vez más lentamente…, se mueve ahora unas cinco veces más lentamente que lo normal…. el tiempo esta transcurriendo muy…., muy lentamente ahora….. La aguja de los segundos sigue aminorando su velocidad…., ahora se mueve diez veces más lentamente que lo habitual……. veinte veces más lenta que lo normal y sigue aminorando su velocidad……….., ahora va muy pero muy lenta…. unas treinta veces más lenta que lo habitual… entre movimiento y movimiento, entre segundo y segundo tarda treinta veces más de lo habitual en moverse…, y eso es exactamente como siente usted el tiempo en estos momentos….. a partir de ahora cada minuto de reloj que pase, serán para usted como si viviese treinta minutos de tiempo subjetivo…. cada segundo tarda en pasar treinta segundos su tiempo se ha hecho muy lento… y permanecerá de esta forma hasta que yo le diga que su sentido del tiempo vuelve a ser normal….»

Este es un ejemplo de expansión temporal bajo trance hipnótico, la contracción del tiempo sigue similares premisas, pero no se sabe por qué razón, resulta bastante más difícil de conseguir.

Como ya hemos mencionado, el subconsciente registra todas las experiencias del pasado, que por medio de técnicas como la de la regresión hipnótica están de nuevo a nuestro alcance, pero para revivir 30 años por ejemplo de nuestra vida, requeriríamos 30 años más, si no fuese por la capacidad de nuestra mente de manejar tantas experiencias fuera de un contexto temporal lineal. Por tal razón hemos querido dar unas breves anotaciones sobre la alteración del sentido temporal bajo hipnosis, antes de continuar con el objeto de este texto que no es otro que la regresión y la progresión hipnóticas.