Profundizacion en la Hipnosis (Parte 2)

Profundización mediante técnicas psico-imaginativas
La frontera entre los sistemas de inducción y los de profundización es, salvo casos muy concretos, muy difusa, como anteriormente dijimos lo que realmente los diferencia en muchas ocasiones es la intencionalidad y la respuesta buscada, por esta razón en ocasiones el paso desde el estado hipnoidal al primer grado es simplemente una extensión del proceso inicial, en general tras conseguir la oclusión ocular se procede a emplear una técnica de profundización que llevara al sujeto paulatinamente a acceder a diferentes grados de profundidad.
En los métodos psico-imaginativos, es quizás donde ese tránsito desde el estado hipnoide, a la consecución de grado es más inconcreto, lo que obliga al operador a estar más pendiente de las señales indicadoras de profundidad.

Los métodos de este grupo al igual que cuando los utilizábamos para inducir el trance se basan en ofrecer al sujeto visualizaciones cargadas de evocaciones simbólicas que en sus expresiones más elaboradas, pueden transmitir al sujeto sugestiones que abarquen todo tipo de sensaciones sensoriales, fisiológicas y mentales. Evidentemente el uso de visualizaciones resulta en todos los casos superior a la mera e insulsa sugestión del tipo: «Usted se duerme .. usted se relaja», la incorporación de este tipo de sugestiones dentro de un contexto o secuencia pictórica centra la atención del sujeto en la elaboración de las imágenes que se le ofrecen a la vez que estimula su imaginación.

Este tipo de visualizaciones se generan incorporando en nuestras escenas sensaciones visuales, auditivas, táctiles, térmicas, cinestésicas, olfativas.. etc.

El éxito o el fracaso en la utilización de este tipo de técnicas, esta en relación directa con la capacidad imaginativa del sujeto y la pericia del hipnólogo para estimular la imaginación del sujeto.

En la fraseología hipnótica debemos ser deliberadamente inconcretos, pues tenemos que ofrecer la oportunidad al sujeto de que emplee su propia simbología, dentro de las líneas y propósitos generales por los que le conducimos. La simbología propia del sujeto es consecuencia directa de sus experiencias vitales y lleva asociada por lo general intensas cargas emocionales. El hipnólogo experto sabe perfectamente que la incorporación de la simbología propia de cada sujeto en el acto hipnótico es de capital importancia para la consecución de trances profundos. La capacidad de nuestra mente de revivir escenas pasadas o imaginarias añadiendo, en parte o en su totalidad, las emociones que estas llevaron implícitas en su día o que deberían contener según sus experiencias previas, es asombrosamente potenciada bajo estado hipnótico.
Si alguna idea, sorteando las barreras conscientes, llega a nuestro cerebro derecho, inmediatamente se transforma en un hecho, por tal razón, si somos capaces de «creer», firme e intensamente, que nuestros párpados están unidos a la piel de nuestra cara, completamente pegados y fundidos, por más esfuerzos que empleemos en intentar abrirlos.. nuestros párpados permanecerán «realmente» unidos y tendremos muchas dificultades para abrirlos. Si en el transcurso de anteriores experiencias hemos asociado por ejemplo, la acción de volar con el concepto de libertad, cada vez que soñemos que volamos, o que físicamente volemos en ala delta o en un avión monoplaza, experimentaremos sin ningún genero de duda esa sensación de sentirnos libres, ese será nuestro símbolo más intenso de libertad. También la asociación se manifiesta a la inversa « Me sentía como volando «, decimos en ocasiones para transmitir nuestra experiencia de libertad. El hipnólogo debe tratar en la entrevista previa a la inducción de extraer de un modo natural toda la información sobre la simbología propia del sujeto porque es a la que la Psiques especifica de esa persona va a responder, luego tan sólo resta incorporarla a los esquemas genéricos que utilicemos habitualmente.

Cuando utilizamos esquemas psico-imaginativos tenemos que tener presente permanentemente, el hecho de que el subconsciente, en general no maneja más que información simbólica y emocional, esa información le viene dada por el manejo de imágenes, cuando hablamos de sentir el brazo rígido como el acero por ejemplo, debemos infundir la idea al sujeto de que lo visualice tal cual se vería si fuese de duro y brillante acero, si esta imagen llega nítida a su subconsciente, podemos estar absolutamente seguros de que el brazo del sujeto experimentará de un modo
inconsciente las propiedades que otorgamos al acero (Rigidez, dureza.. etc.), y lo experimentará de forma automática sin que intervengan para nada sus funciones conscientes.

Métodos de profundización Psico-imaginativa

Para el operador resulta imprescindible inicialmente crear o adaptar algunos guiones básicos, que luego pueden enriquecerse con los simbolismos específicos del sujeto. Veamos y analicemos el propósito de algunas de estas secuencias primarias de profundización a modo de ejemplo.

Ejemplo 1:» Días y noches «

«Mientras continua profundamente relajado….puede imaginar que se encuentra tumbado en un prado de hierba de un verde muy intenso.. incluso puede imaginar el olor intenso de la hierba recién cortada… esta tumbado boca arriba mirando el cielo.. disfrutando de uno de esos escasos momentos que se nos presentan en la vida en que sentimos una profunda sensación de tranquilidad de calma y de paz… El verde intenso de la hierba … contrasta con el azul del cielo un cielo azul y despejado que hace que se sienta más y más relajado…»

«Se encuentra tan profundamente relajado y sumergido en sus pensamientos, que apenas sin darse cuenta, el azul intenso del cielo es sustituido por un hermoso cielo negroazulado salpicado de miles de estrellas…una noche cálida y agradable…..Usted se encuentra tan sumergido en si mismo… que no desea moverse y permanece tumbado plácidamente mirando el cielo……… .

«Mire…. lo que va a hacer, es ir sumergiéndose en un estado más y más profundo con cada día y con cada noche que pase…. usted ya esta muy profundamente relajado y continua yendo más y más profundamente , mientras permanece mirando el cielo… pero desde este instante con cada día y con cada noche….. con cada noche y con cada día que pase usted se relajara más y más, usted se sumergirá más y más profundo en ese estado de intenso sueño,…… de intensa relajación……»

«Ahora es de nuevo el día que regresa.. el cielo se torna de un azul brillante y usted…. siente que se acerca a un estado de mucha mayor profundidad..y ahora la noche oscura y cálida…. y usted se sumerge más profundamente aun… y de nuevo el día… más profundo… y una nueva noche….y usted va mucho más profundo….. y día más….. más profundo… y una nueva noche… usted esta más profundamente relajado incluso que antes….y la noche se convierte en día…. y se sumerge más y más… y el día se torna noche….. y ahora los días y las noches,…. las noches y los días.. empiezan a
sucederse muy rápidamente ahora….. un nueva noche, un nuevo día…. una noche más… un día más… y usted se sumerge más y más profundamente con cada día y cada noche que pasa… mientras continúan pasando sin cesar… noches y días… días y noches…..»

Este es un ejemplo de técnica psico-imaginativa, que puede llegar a ser muy efectiva, pretende establecer en el sujeto un ciclo de estimulo-respuesta, asociando el pasar de días y noches a una mayor profundización. Otro efecto que puede conseguir este tipo de visualización es la aceleración del proceso de profundidad al ir incrementando la velocidad con la que pasan días y noches. Una vez hemos instalado en el subconsciente del sujeto el ciclo estimulo-respuesta, basta con dejar un período de silencio para que este siga verificándose de un modo automático.

Ejemplo 2: « Método del Túnel o de la Cueva»

«Imagine que se encuentra tendido en una barca, que se desliza suavemente impulsada por una leve corriente a lo largo de un pequeño río……Usted se siente completamente relajado y descansado….. la ligera corriente mece suavemente la barca….y eso puede hacerle sentir una sensación especial de ligereza en todo su cuerpo…….»

«…La barca continua deslizándose suavemente por el río, hacia una zona donde este,… se adentra en una cueva natural… imagine que deja colgar un brazo por la baranda de la barca alcanzando con su mano la superficie del agua cristalina… el agua corre entre sus dedos, fresca y sedante…mientras puede percibir el aroma de la flores amarillas y rojas que bordean la orilla…. usted permanece más profundamente relajado cada segundo ante la tranquilidad, calma y gran paz que se respira a su alrededor….»

Hasta este momento tan sólo hemos potenciado por repetición las sensaciones de relajación, tranquilidad y calma del sujeto. Así mismo también hemos sugerido algunas acciones sensoriales para centrar sus sentidos en la escena evocada, tales como el tacto de sus manos con el agua del río, visualización de colores y percepciones olfativas. En la siguiente fase del proceso ofreceremos al sujeto un simbolismo de profundizacion, representado en este caso por el viaje de la barca que progresivamente se interna, cada vez más profundamente, en una cueva en tanto va decreciendo la luminosidad y la velocidad de su viaje.

« Ahora…. la barca, siguiendo la corriente tranquila del río, empieza a introducirse en una cueva…. usted puede observar el techo de la cueva mientras siente lo acogedora y tranquila que es… parece como si la corriente se detuviese un poco al internarse en la cueva, pues la barca se mueve más lentamente ahora… y eso le ofrece la oportunidad de admirar el techo y la paredes llenas de brillantes estalactitas y estalagmitas…. la barca va adentrándose más y más en la cueva y la luz se va reduciendo conforme avanza, …..usted va sintiéndose más profundamente relajado y una sensación de sopor, de somnolencia más intensa cuanto más avanza la barca a través de la cueva…..usted avanza cada vez más lentamente y la sensación de paz es más profunda cada segundo……la intensa relajación y la sensación de sueño y somnolencia hace que toda la escena parezca un sueño, es como uno de esos sueños tan reales, …..Entre tanto, la barca llega a lo que parece una gran sala…el techo, de altas paredes hace que la sala parezca grandiosa y a la vez acogedora.. la corriente se hace tan débil… que la barca se va deteniendo…. mientras usted entra en un profundo y agradable sueño.. usted va más lento, más lento y finalmente se detiene en el centro del lago subterráneo…..es el centro de la cueva…tanta relajación, tanta calma… usted duerme profundamente más profundamente con cada respiración que hace … sueño profundo….»

Ejemplo 3: Técnica del pizarrón

« Imagine que por un momento podemos retroceder al pasado, al tiempo en que asistía al colegio…. trate de visualizar la pizarra del aula a la que asistía de pequeño,….. un gran pizarrón negro……las barras de tiza blanca….. el polvoriento borrador.. Imagine que coge en su mano la tiza blanca…………, Dibuje un gran circulo blanco en la pizarra… ahora puede ver mentalmente una gran pizarra negra con una circulo de tiza blanca inscrito en ella….. Vamos a hacer una cosa, usted va escribir en la pizarra, dentro del circulo, letras del abecedario que yo le voy a ir diciendo… cuando yo le diga una letra usted la escribe mentalmente en esa pizarra de su infancia….. luego…., cuando yo se lo diga, coja el borrador y bórrela…. pronto se dará cuenta de que cada letra que borre de la pizarra de su infancia, lo llevara a un estado más profundo de relajación y de sueño….»

« Tiene en su mano la tiza…. acérquela al encerado y escriba en el interior del circulo que dibujo anteriormente…. la letra…,» V «.. ahora tiene una letra «V» , escrita con tiza blanca, dentro de un circulo, dibujado en un gran pizarrón negro. visualice la letra que acaba de escribir sobre la pizarra,… obsérvela….. y ahora coja el borrador… y bórrela,…. sentirá como se sumerge en un profundo estado de relajación, su cuerpo se abandona a un estado agradable y profundo, que va a intensificarse cada vez que borre una letra de su pizarra… escriba ahora, en tanto continua profundizando más y más,… la letra « L «, dentro del circulo,……..obsérvela………. ahora, cogiendo el borrador, bórrela de la pizarra……su sueño se hace más profundo…. y su cuerpo se esta relajando tanto que hace que se sienta profundamente inmerso en usted mismo, en una situación muy profunda y agradable….. escriba ahora con la tiza en la pizarra… la letra…» S «…. Ahora bórrela,….. usted se duerme …. se sumerge apaciblemente en ese estado de profunda relajación…».

Llegados a este punto, continuaremos ofreciendo letras al sujeto hasta que detectemos signos de que ha alcanzado un mayor nivel de profundidad en ese momento concluiremos la profundización del siguiente modo: « .. ahora coja de nuevo el borrador…… borre la letra que acaba de escribir en la pizarra,….. borre el circulo…. y olvídese de la pizarra concentrándose exclusivamente en las oleadas de relajación que recorren su cuerpo llevándole cada vez hacia una mayor profundidad de estado.»

La disociación en la profundización del trance.

Un modo particular en el uso de las técnicas psico-imaginativas es el que incorpora secuencias que tienden a la disociación del sujeto. Hasta este momento hemos hablado de la disociación y su utilización en el establecimiento del trance pero también es posible provocar y aumentar la separación de las funciones mentales del sujeto en los procesos de profundización.

El proceso disociativo de la personalidad es una habilidad del ser humano que todos poseemos en diversos grados. En general podríamos definirla como la capacidad de aislarnos mentalmente de nuestro entorno y observarnos desde un punto de vista externo a nosotros mismos. Es como un «verse desde fuera». Este proceso que puede parecernos extraño, es muy habitual, la ensoñación es un proceso disociativo. ¿Quien no se ha puesto a soñar despierto en alguna ocasión, con escenas en las que nos vemos tumbados al sol en una idílica playa tropical?, mientras permanecemos absolutamente ajenos a todo lo que nos rodea, luego un sonido o cualquier señal que active nuestras funciones de alerta, nos devuelve a la «realidad». En los sueños nocturnos también disociamos en innumerables ocasiones, hay personas que se observan a si mismos actuar en sus propios sueños, desde el exterior, como si se estuviesen viendo en una película de cine. La capacidad de disociarse de la realidad inmediata a voluntad, es una cualidad de gran valor para el ser humano y una de las metas en el aprendizaje de la hipnosis o cualquier tipo de técnica de autocontrol mental.

En lo que a la hipnosis se refiere, parece ser que la capacidad disociativa del sujeto mantiene una relación directa al grado de profundidad que este es capaz de alcanzar en el trance hipnótico,
cuando creamos una fuerte disociación en el sujeto en trance, se observa un aumento de la sugestionabilidad que permite el acatamiento de ordenes y su fijación en el subconsciente del sujeto mucho más efectivo y rápido. No olvidemos que la persona en trance, por leve que este sea, ya experimenta un grado más o menos profundo de disociación, puesto que conforme el trance avanza, sus facultades conscientes ejercen menos control sobre la operatividad de su subconsciente , mientras que la capacidad de «trasladarse» mentalmente fuera del entorno inmediato seria un absurdo imposible en plena actividad consciente que implicaría constantes «pruebas de realidad» .

Así pues, el objeto de la utilización de la disociación en los procesos de profundización es tan sólo potenciar la que en mayor o menor grado existe previamente, con la finalidad de que el sujeto llegue al convencimiento de que la persona que tumbada plácidamente esta siendo hipnotizada y la parte de su personalidad que observa el proceso, no tienen puntos de referencia común.

Podríamos explicarlo como una independencia de la operatividad de las funciones conscientes y subconscientes del sujeto, si conseguimos centrar toda la atención consciente fuera del cuerpo físico, se produce una escisión de la conciencia que deja automáticamente el control del mismo a nuestro subconsciente. El estado mental que se genera entonces, permite tener una visión, diferente y mucho más clara tanto de la propia imagen física, como de las experiencias presentes, pasadas o probables en un futuro. La persona en estado de disociación se convierte en observadora de si misma o de cualquier otra persona o cosa, librándose del control de las pruebas de realidad del consciente y aunque parezca una paradoja, la comprensión de cualquier situación es mucho más completa y acertada pues adolece de los defectos de apreciación a que nos pueden llevar los conceptos inexactos, mal comprendidos en anteriores experiencias que sin embargo nuestra mente incorporó, en el pasado, a su «archivo» como «cosas ciertas» y que pueden inducir a errores importantes en la valoración de los acontecimientos de un modo consciente.

La disociación puede ser utilizada en el transcurso del trance hipnótico, para generar anestesias parciales, que puede ser conseguidas simplemente disociando mediante las oportunas sugestiones el miembro que se desea anestesiar. La explicación a este fenómeno es simple, el dolor sólo puede manifestarse de un modo consciente, la comprensión del dolor es un acto consciente, si la atención consciente es desviada integramente hacia cualquier otro motivo, el miembro quedará automáticamente insensibilizado al dolor. El dolor no desaparece, pero si la percepción del mismo.

Otra aplicación importante de la disociación durante el trance, es la capacidad de crear escenas en las que el sujeto reacciona de un modo distinto y mucho más positivo a las circunstancias. Imaginemos una persona que experimenta gran nerviosismo e inquietud ante la perspectiva de tener que acudir a una entrevista de trabajo, sus experiencias previas le han enseñado que cada vez que una situación similar se produce, su exagerado nerviosismo y su inseguridad han arruinado cualquier posibilidad de acceder a la plaza de trabajo. Su mente ha asociado esos estados de gran inquietud a ese tipo de situación, de forma que por más control consciente que quiera ejercer sobre si mismo, en cada ocasión en que se encuentra manteniendo una entrevista de trabajo, experimenta las mismas sensaciones de nerviosidad, inquietud y angustia.

Mediante la disociación en estado hipnótico puede recrear la escena de una próxima entrevista y observarse desde fuera comportándose de un modo sereno tranquilo y seguro de si mismo, observar como se expresa con soltura, el interés que despierta en su interlocutor, mientras el se comporta del modo más natural y tranquilo durante el desarrollo de toda la reunión, finalmente puede verse saliendo satisfecho con la misma tranquilidad con la que entró en las oficinas en que mantuvo la entrevista.

Recordemos que el subconsciente del sujeto no es valorativo, toda la información que llega a el, bien, filtrada por las funciones conscientes o bien, sorteando las capacidades criticas es absolutamente cierta, tan cierta como las experiencias reales que le indujeron a sentirse nervioso en dichas circunstancias.

Por tanto el trabajo de evocación de una situación en estado disociado bajo trance hipnótico, queda fijado en el subconsciente del sujeto consiguiendo moderar y anular las respuestas indeseables que se instalaron con las experiencias negativas anteriores.

La impresión de que se puede mantener la serenidad, la calma, la seguridad y la tranquilidad en una situación especifica queda firmemente impresa en el subconsciente, puesto que este la ha « vivido « de un modo tan real durante la recreación mental, como la podría haber experimentado en estado de vigilia, Este proceso da como resultado el mantenimiento involuntario de una tranquilidad ante el acontecimiento que jamás se hubiera podido conseguir mediante imposiciones de voluntad. Por supuesto la repetición de dichas recreaciones mentales y la incorporación a las mismas de estados emocionales, refuerzan las respuestas.

En la práctica hipnótica la disociación puede establecerse mediante técnicas psico-imaginativas variadas atendiendo al tipo de respuesta que persigamos, veamos ahora algunos ejemplos simples, recordando que usando nuestra propia imaginación podemos crear infinidad de secuencias efectivas para provocar un estado disociado en el sujeto.

Ejemplo 1: «Desaparecer»

Estas sugestiones se basan en la creación de unas circunstancias que desembocan en la «desaparición» del sujeto. El método impone una dinámica de transformación corporal que para ser seguida de un modo correcto, obliga al sujeto a separar gradualmente la conciencia de su cuerpo físico, ya que este se va transformando de un modo u otro y acaba por desaparecer del todo. Este proceso imaginativo lleva a la disociación porque el sujeto entiende subconscientemente que si el acaba por «desaparecer», la persona que se encuentra en la silla, plácidamente dormida, debe tratarse de «otra» persona, pensamiento que conduce directamente a la disociación.

«Imagine que se encuentra en un jardín tumbado boca arriba en la hierba, más profundamente relajado que nunca…..la relajación que siente en su cuerpo es muy profunda y agradable….. mientras descansa sobre la hierba del jardín….fija la atención en las sensaciones que experimentan sus pies…..va a experimentar algunos cambios en la percepción de sus sensaciones corporales,… observe como los dedos de sus pies empiezan a estirarse…. como si se alargasen más y más..también la planta y la parte anterior de sus pies se alarga…… los tobillos se distienden……. su cabeza también empieza a estirarse…. su cuerpo esta alargándose más y más… esta usted transformándose en alguien mucho más largo más alto….siente como sus piernas se estiran hacia abajo mientras su cabeza y sus hombros se estiran por arriba….. su cuerpo se alarga… sus piernas están más estiradas cada segundo y sus hombros y su cabeza también…… su cuerpo esta haciéndose mucho más largo mucho más largo… es una situación curiosa y agradable……… Ahora con la misma facilidad con que su cuerpo se alargó empieza a encogerse, su cuerpo se encoge progresivamente, con facilidad llega de nuevo a su tamaño normal,… y ahora continua encogiéndose, …sus piernas se acortan… están encogiéndose más y más su cuerpo esta reduciéndose, haciéndose cada segundo más pequeño.. ahora tan sólo mide un metro y veinte centímetros y sigue haciéndose más pequeño todavía, …sólo mide un metro, siente como se encogen sus brazos, sus piernas… sigue encogiéndose más y más mientras continua más profundamente relajado que nunca, .. ahora sólo mide ochenta centímetros y sigue encogiéndose….. sus piernas y sus brazos se hacen más chicos, más pequeños, cada segundo que pasa,..sólo mide medio metro.. y las cosas de su alrededor empiezan a parecerle muy grandes..mientras continua encogiéndose.. veinte centímetros, …… diez centímetros, la hierba del jardín empieza a parecerle como si fueran árboles de un bosque… y sigue encogiéndose usted se hace más y más pequeño mide sólo cinco centímetros, ..dos centímetros… la hierba es alta y usted puede caminar por entre sus tallos, los pequeños granos de arena se han convertido en pesadas rocas… usted, que sigue achicándose más y más puede pasear entre los tallos de hierbas sorteando los granos de arena del suelo…..».

«..su cuerpo sigue encogiéndose más y más, usted se hace muy pero muy pequeño mide tan sólo unos milímetros y todo es enorme a su alrededor… y sigue haciéndose más pequeño… mucho más pequeño… tan diminuto que esta usted viendo las células que componen los tallos de hierba…. todavía sigue haciéndose más y más pequeño…. es tan pequeño… tan pequeño que mientras continua profundamente dormido…. finalmente desaparece…….»

Ejemplo 2: Consecución de Anestesia local mediante disociación.

Cuando en líneas anteriores se mencionaba la posibilidad de eliminar el dolor mediante una desviación intencional de la atención, en realidad conseguíamos la disociación del miembro que experimentaba el dolor, no puede existir dolor en un miembro que sencillamente no existe porque no esta integrado en nuestra percepción consciente. Conseguido esto, se presenta automáticamente una anestesia espontanea en el miembro disociado. Veamos como conseguir una sencilla anestesia de guante mediante sugestiones disociativas.

« Vamos a realizar ahora un pequeño ejercicio de concentración mental y de imaginación…. imagine que mentalmente alza su brazo derecho, que ahora reposa cómodamente relajado en su regazo,…. imagínelo mentalmente extendido hacia el frente… con los dedos abiertos apuntado hacia delante…. centre todas sus percepciones en su brazo extendido que permanece horizontal….. sienta los dedos de su mano derecha extendidos, …..la tensión de su brazo que sigue manteniéndose horizontal……, puede sentir todos y cada uno de los músculos de su brazo extendido al frente concentre toda su atención en la sensación de la piel de su brazo derecho que permanece horizontal… su brazo derecho se mantiene extendido…….»

Debemos insistir en los mismos conceptos una y otra vez hasta que tengamos la seguridad de que su percepción consciente se encuentra absolutamente volcada en el brazo fantasma que el sujeto cree tener extendido, en ese momento el miembro físico real estará disociado y manifestará una anestesia espontanea.

Por ultimo diremos que la disociación también permite la consecución de la técnica conocida como escritura automática. Esta técnica permite que el sujeto haga por escrito, un volcado de sus contenidos subconscientes aportándonos mucha información sobre sus motivaciones y simbolismos. Se trata de posibilitar la separación de ambas funciones mentales asignando a una mano (por lo general la izquierda) la tarea de escribir o dibujar todo lo que provenga del subconsciente del sujeto.

La persona puede permanecer hablando o realizando cualquier cosa, mientras permanece absolutamente ignorante del tipo de información que su mano izquierda esta escribiendo en el papel. Al tratarse de información subconsciente, el sujeto no tiene conciencia de la misma y por tanto sólo la lectura posterior del texto escrito le informará del contenido del mismo.