Inducción: Método de Watkins

Se basa en una estrategia similar a los procedimientos de caída hacia atrás, pero difiere de estos en que no se produce, tan sólo, por la fuerza de sugestión del operador, sino también por el movimiento de vaivén que se solicita del sujeto.

Colocaremos al sujeto con los pies juntos, los brazos colgando sueltos a lo largo del cuerpo, y le solicitaremos que cierre los ojos al tiempo que hacemos más inestable su equilibrio inclinándole la cabeza suavemente hacia atrás, como si observase un imaginario punto en el techo.

«Respire profundamente y relájese…..manténgase de pie tal como está, mientras continua relajándose….., aflojándose……, Muy bien… ahora cuando yo se lo diga….empiece a inclinarse hacia adelante, hasta que le diga que se detenga…, deje a su cuerpo balancearse por la inercia hacia delante y hacia atrás….Empiece ahora a balancearse hacia delante…… no tema caer….. en tal caso yo lo sostendría….., deje su cuerpo oscilar ahora hacia atrás…… hacia delante de nuevo…., hacia atrás….. lo está haciendo muy bien…. nuevamente hacia delante…. una vez más hacia atrás…. continúe así…. mientras respira profundamente….. más hacia delante…….. más hacia atrás…. inhale aire cuando su cuerpo se incline hacia delante……, expúlselo cuando se deje caer hacia atrás…… aspire…., suelte el aire..hacia delante, aspire de nuevo…. hacia atrás suelte el aire…. más hacia adelante…. más hacia atrás….»

El sujeto comenzará a sentir cierta desorientación que aumentaremos cambiando con frecuencia el ritmo del balanceo. Por lo general surge, de un modo espontáneo, una tendencia a que la oscilación hacia atrás sea más intensa que hacia delante, en ese momento continuaremos nuestras sugestiones potenciando preferentemente ese movimiento hacia atrás de la siguiente manera:

«Siga balanceándose…. más hacia atrás….hacia atrás….. hacia delante…, hacia atrás de nuevo…, hacia atrás….., hacia delante…. hacia atrás… usted esta cayendo hacia atrás… siente como el balanceo lo lleva cada vez más y más intensamente hacia atrás…¡ cae !,…. cae hacia atrás….. cae hacia atrás…….»

El hipnólogo debe estar siempre atento, cuando se trate de inducciones cuyo esquema se base en procedimientos de caída, del posible desplome súbito del sujeto, que como hemos descrito anteriormente puede ser realmente inesperado.