HIPNOSIS BARCELONA

Inducción al trance hipnótico


Durante el desarrollo de una sesión hipnótica el operador realiza por lo general cuatro procesos bien diferenciados, atendiendo a la finalidad que cada uno de ellos persigue. Estos procesos son: Inducción, Profundización, Utilización y deshipnotización.


El proceso de inducción, establece el trance, la profundización lo hace más intenso llevando al sujeto a través de distintos grados de profundidad según requiera el objetivo perseguido, una vez este ha sido profundizado y estabilizado, el hipnólogo emplea la técnicas y sugestiones apropiadas, (Terapéuticas o de cualquier otra naturaleza) para conseguir los resultados motivo de la sesión de hipnosis, y finalmente se entra en el proceso de deshipnotización para sacar al sujeto del estado hipnótico.

Sea cual sea el método empleado, el objetivo final de la inducción hipnótica es provocar el estado hipnoidal, justo en ese instante finaliza el proceso de inducción y se inicia el de profundización y estabilización del trance.

De esta manera podríamos decir que el proceso inductivo cualquiera que sea su desarrollo, se dirige a inhibir los aspectos conscientes del sujeto con el propósito de llegar hasta su mente subconsciente. Esta es la razón por la que la mayoría de las mecánicas inductivas, tratan de dar una «ocupación» al consciente del sujeto, como puede ser contar numeros, fijar la atención en un punto o cualquier otra tarea… mientras el operador va desgranando sus sugestiones.

El consciente del sujeto es incapaz de centrar su atención en dos actividades al mismo tiempo, y a pesar de que puede ir conmutando su atención entre una y otra, tan sólo una de ellas puede ser su centro de atención en un mismo instante. Las sugestiones que sortean la atención consciente del sujeto son recogidas por el subconsciente donde permanecen sin ser evaluadas de una forma crítica.
 
Este proceso unido al aquietamiento progresivo de la mente del sujeto hace que cada vez el consciente ejerza menos control crítico sobre las informaciones que están llegando al subconsciente. Finalmente se produce un instante de fragmentación de la unidad mental, el consciente se ve imposibilitado de filtrar toda la información y se manifiesta una disociación entre ambas.
 
Ese es el preciso instante en que una sugestión acertada por parte del hipnólogo abre una brecha en la parte inconsciente dándole el control de la voluntad de la persona objeto de la inducción hipnótica. Como decíamos anteriormente, las cosas sólo acaban de comenzar en ese momento, todos los esfuerzos del operador deben centrarse ahora en la ampliación de ese canal de comunicación con el subconsciente del sujeto mediante la utilización de sistemas de profundización.

 

Así pues todas las rutinas de inducción tan sólo pretenden crear por diversos métodos ese momento de disociación, ese instante de ruptura de la vigilancia consciente del sujeto que deja camino de acceso libre al subconsciente.

 

Existe gran cantidad y diversidad en cuanto a técnicas de inducción se refiere y muchas de ellas se encuentran compendiadas en la parte final de este manual. Tal diversidad de métodos nos obliga a generar una clasificación atendiendo al tipo de estimulo primario que emplean.

Podemos incluir, pues, la totalidad de técnicas inductivas en los siguientes seis grandes grupos:

TÉCNICAS SENSORIALES * Todas aquellas que utilizan procedimientos sensoriales, en este grupo se incluyen todos los sistemas de fijación y fascinación que emplean estímulos visuales, auditivos o táctiles

TÉCNICAS FISIOLÓGICAS * Métodos que utilizan reacciones fisiológicas no sensoriales.

TÉCNICAS PSICO-IMAGINATIVAS * Métodos fundamentalmente sugestivos que emplean los simbolismos subconscientes y la visualización para llevar al sujeto al estado hipnótico.

TÉCNICAS PSICO-CONFLICTIVAS * Conocidas como técnicas de confusión, generan cierto desconcierto mental en el sujeto que es aprovechado para inducirlo al trance.

TÉCNICAS DE ESTIMULACION QUÍMICA * El empleo de sustancias químicas que reducen la vigilancia del sujeto y permiten crear el estado inicial para ser profundizado posteriormente mediante la sugestión.

TÉCNICAS MIXTAS * Aunan en el proceso de inducción, diversas técnicas que pertenecen a otros grupos.

 

Cualquier sistema de inducción puede ser incluido en uno u otro de estos grupos citados.